HomeNoticiasSucesosSuspenden la caza menor en parte del coto de Castrojeriz por 2 años

Suspenden la caza menor en parte del coto de Castrojeriz por 2 años

There are no translations available.

Vista panorámica de la localidad de Castrojeriz.
Vista panorámica de la localidad de Castrojeriz

La Dirección General del Medio Natural de la Junta de Castilla y León ha decidido suspender por un periodo de dos años la caza menor en parte del coto de Castrojeriz, después de encontrar en sus terrenos 2 azores y 4 águilas reales enterrados entre montones de piedras y de cebos envenenados. «Los hallazgos de los cadáveres evidencia la muerte intencionada de grandes rapaces, así como la intencionalidad en ocultar sus restos», al tiempo que la reincidencia mostrada y el tratarse de especies amenazadas confieren gravedad a los hechos.
Según la resolución publicada ayer por el Boletín Oficial de la Junta de Castilla y León, quedan excluidas el área situada al oeste de la carretera BU-404, que une Villasilos con Hinestrosa, y la ubicada al sur del camino que discurre por el pago de Valdescobas, pasa por la Fuente de la Pedraja y finaliza cerca del pozo de Valdevilla. La Junta realizará un seguimiento mensual y podrá proponer el levantamiento de la sanción.
La investigación de los agentes medioambientales y del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil comenzó en marzo de 2007. Entre esa fecha y febrero de este año, detectaron «numerosos lazos» y restos de Aldicarb, «un producto que se utiliza de forma ilegal para la fabricación de cebos envenenados, altamente tóxico para las aves y mamíferos y que se encontraba en las muestras analizadas en concentraciones muy por encima de la dosis letal», se detalla en la resolución de la Junta para recordar que su comercialización está prohibida desde el 31 de julio de 2007 por una decisión del Consejo de la Unión Europea de 2003.
El pasado mes de marzo, las tareas de inspección conjunta de la Delegación Territorial y la Comandancia de Burgos dieron como resultado la localización de restos de 2 azores y 4 águilas reales, por lo que se activó de nuevo el protocolo de actuación en casos de envenenamiento. Las necropsias «indicaron que su muerte se pudo producir por disparo» y los posteriores análisis toxicológicos «no detectaron la presencia de tóxicos» pero debido a la naturaleza y al estado de conservación de las muestras remitidas, «no descartan el envenenamiento o la intoxicación» de los ejemplares.
Por un lado, se comunicaron los hallazgos al Juzgado de Instrucción número 3 de Burgos y la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, ante la posible comisión de un delito relativo a la protección de la flora y la fauna silvestre. Por otro, al Servicio de Territorial de Medio Ambiente de Burgos, que ha emitido dos informes. En uno de ellos, con fecha 2 de agosto, se «incide en la presencia en la zona de Castrojeriz de una pareja que no se ha llegado a reproducir los últimos años por tener siempre un componente subadulto, presumiblemente ante la muerte reiterada el parental del año anterior», se detalla.